Desarrollan una nueva forma mínimamente invasiva de descubrir sobre lo que comen los tiburones

método para la recogida de caca de tiburón

Analizan los excrementos para averiguar el ADN de las presas que comieron

Resulta que la caca puede decirte mucho sobre la dieta de un tiburón.

Los métodos tradicionales para determinar la dieta de un tiburón no son muy agradables. Con un tiburón vivo, su estómago se puede sacar parcialmente por la boca para un examen visual rápido, que se realiza principalmente en tiburones más jóvenes y pequeños. Pero, incluso entonces, esto no siempre funciona y, a veces, el estómago está vacío. Tampoco revela todas las especies de presas que se comieron.

Los científicos del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad Internacional de Florida (FIU) han desarrollado una nueva forma mínimamente invasiva de revelar exactamente lo que ha comido un tiburón. Todo lo que se necesita es un hisopo rápido de excrementos de, bueno, ya sabes de dónde.

Judith Bakker, científica postdoctoral de FIU y el candidato a postdoctorado Maurits van Zinnicq Bergmann usan un hisopo de algodón para recolectar excremento del ano de un tiburón (sí, que es lo que crees que es). El ADN de la muestra se analiza para identificar las especies que comió un tiburón, información crítica que puede usarse para informar decisiones de conservación y manejo.

El análisis de ADN de la caca se usa comúnmente para los animales terrestres, porque los científicos pueden seguir a un león o elefante y luego simplemente recoger la caca del suelo. Esa tarea es mucho más difícil, si no imposible, con los tiburones.

Entonces, en lugar de intentar recolectar excremento de tiburón del agua, que también puede estar contaminada con ADN en el agua de mar de otras especies, Bakker y van Zinnicq Bergmann querían ver si funcionaría una muestra directamente de la fuente. Hicieron un experimento de alimentación controlada con crías de tiburones limón para poner a prueba su idea y testar si lo que entró era lo que salió y se podía detectar en las muestras de ADN.

Bakker, que ha trabajado extensamente con ADN ambiental o eDNA, y van Zinnicq Bergmann confiaban en que el método funcionaría. Pero, no estaban seguros de que los tiburones hicieran caca lo suficiente o incluso si en realidad quedaba algo en el ano que pudiera ser recogido con un hisopo.

recogida de caca de tiburón con un hisopo

"Cuando llegaron los primeros resultados, pensé '¡guau!' y realmente me sorprendió lo bien que funcionaba", dijo Bakker.

Luego, lo probaron con tiburones en la naturaleza. Bradly Strickland, quien recientemente recibió su postdoctorado en la FIU — estaba realizando estudios de rastreo con tiburones toro juveniles en los Everglades. Bakker y van Zinnicq Bergmann trabajaron con él para recolectar hisopos de 21 tiburones.

"Lo que esperábamos ver, lo vimos en su mayor parte", dijo Bakker. "Comen mucho bagre, pero había algunos tiburones que comían otras especies marinas, como rayas, lo que significa que lo más probable es que se movieran y comieran en diferentes lugares de los Everglades".

La dieta es una clave que desbloquea mucha información crítica sobre cómo un animal está conectado a su hábitat: cómo y por qué usa un área determinada, adónde va y sus interacciones generales dentro de una red alimentaria en particular. Si una especie desaparece o su población se reduce drásticamente, esa pérdida se hará sentir en el resto de la red alimentaria. Cuantos más datos tengan los científicos, más información tendrán para impulsar las decisiones de conservación y gestión.

"Los cambios en la red alimentaria tienen enormes implicaciones para la estructura y función de los ecosistemas, y esta información es especialmente importante para la gestión de la pesca, porque se utiliza para crear modelos predictivos centrados en los efectos de la pesca de determinadas especies", dijo van Zinnicq Bergmann. "Cuantos más datos tengamos sobre la dieta, más precisos pueden ser estos modelos y más precisas serán las predicciones".

Bakker y van Zinnicq Bergmann dicen que su método se puede combinar fácilmente con otros proyectos de investigación, como estudios de seguimiento, para pintar una imagen más completa de cómo usan su entorno los tiburones. Los investigadores también señalan que el método tiene aplicaciones más amplias y puede usarse no solo con tiburones, sino con otras especies como peces, reptiles e, incluso, aves.

La investigación recibió financiación y apoyo de la Fundación de la Familia Paul G. Allen y el Shark Conservation Fund. Los hallazgos fueron publicados en Molecular Ecology Resources: Elucidating shark diets with DNA metabarcoding from cloacal swabs

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: