1
La isla de El Hierro, en el archipiélago canario, durante muchos siglos fue el último rincón del mundo conocido, pero ahora es célebre por ser Reserva Mundial de la Biosfera. Las cristalinas aguas de la Restinga y la reserva marina Mar de las Calmas desvelan una compleja biodiversidad consecuencia de la actividad volcánica de la isla que la convierten en uno de los mejores lugares para practicar el buceo, además, gracias a las temperaturas primaverales de la zona se puede disfrutar de este deporte durante todo el año.