1
La más joven geológicamente de las siete Islas Canarias es un paraíso para el geólogo, para el botánico –la rareza de su fauna y flora autóctona le otorgan una cualidad casi mágica- o para el amante prosaico de la naturaleza.