1
La erupción submarina de la isla de El Hierro produjo una perturbación significativa en las propiedades físico-químicas que alteraron en gran medida el ecosistema marino. La comunidad bacteriana sufrió un aumento de actividad y de abundancia, pero sin embargo, una reducción de la biodiversidad en el agua y un cambio en la composición, apareciendo especies típicas de las fuentes hidrotermales.