1
Una nota del IEO explica que esta campaña da continuidad a la monitorización físico-química, biológica y geológica que se lleva realizando desde la erupción de Tagoro en octubre de 2011 y que en esta ocasión incluirá la filmación y recogida de muestras de los cráteres principales con el robot submarino ROV Liropus 2000.