1
Para la mayoría de los buzos de aguas profundas, un encuentro con un tiburón hambriento es algo que debe evitar a toda costa. Pero un nadador intrépido tuvo un encuentro potencialmente mortal.