1

El urbanismo, la actividad náutica y pesquera y la acción humana en general han provocado diversos cambios en el ecosistema del Mar Menor que han puesto en peligro ciertas especies y han impulsado la proliferación de otras, como las medusas, cuyo control supone cada año un importante gasto para las arcas públicas.