1
25 Vistas

Basta con unos meses para que la parte sumergida del casco de un buque quede totalmente cubierta y poblada por organismos como percebes, bacterias y algas. Combatir este fenómeno, conocido como incrustaciones marinas, es una batalla continua con un coste elevado para el medio ambiente y la industria. Ahora un equipo de investigadores financiado por la UE ha realizado un descubrimiento que podría dar lugar a un método más ecológico para abordar el problema.

¿Qué es Háblame del Mar?

Resúmenes de noticias de actualidad en español relacionadas con el Mar, los Océanos, Turismo y Gastronomía


Últimos comentarios
Historias más vistas