2
La idea era simple: Comprar gambas congeladas y pesarlas fuera de la bolsa. Después, descongelarlas lentamente sobre un colador y comprobar de forma empírica cuánta merma tienen y si merece o no la pena pagar por este producto. Los resultados de la prueba han sido sorprendentes.

Comentarios

    Submit a Comment
     Name : 





    5 + 4 =



Quien ha votado este artículo

Subir imagen(s)

gambas-descongeladas.jpg