1

Investigadores en Israel se dispusieron a averiguar cómo es que los pulpos evitan enredarse a pesar de tener brazos que están repletos de ventosas que actúan por contacto.