1
Las partículas que desprenden los neumáticos de los automóviles al circular por la carretera acaban en las sopas de basura plástica que se forman en los océanos, según ha informado la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).