1
Los delfines siguen siendo víctimas fatales en una comunidad de Japón con unos 3,500 habitantes, donde se les acorrala entre barcos y se les captura con dos propósitos principales: vender los animales vivos a centros de recreación (que cobran a los turistas por verlos) o mutilarlos para vender su carne.