1
Ocho personas murieron y dos fueron dadas por desaparecidas tras el paso del súper tifón Lawin (nombre internacional Haima), dijo el Departamento del Interior y de Administración Local de Filipinas.

El Director del DILG Edgar Allan Tabell dijo que han recibido informes de cuatro muertes en la Región Administrativa de la Cordillera, tres en la Región 2, y uno en la Región 1. Dos personas más son dadas por desaparecidos en la Región 2.

Tabell añadió que de acuerdo con la Guardia Costera de Filipinas, no se han reportado pescadores desaparecidos.

Según el Director Ejecutivo NDRRMC Ricardo Jalad, la evacuación preventiva y forzada realizada por las Unidades de Gobierno Local fue un factor importante para el bajo número de bajas.

La subsecretaria del Departamento de Bienestar Social y Desarrollo, Vilma Cabrera, informó que actualmente hay 18.277 familias - alrededor de 80.275 personas - alojadas en 209 centros de evacuación.

Los funcionarios regionales están tratando de determinar si es seguro para las familias desplazadas regresar a sus hogares.

Haima, con vientos sostenidos de 225 kilómetros (140 millas) por hora, sacudió la provincia de Cagayan noreste la noche del miércoles luego de girar hacia el noroeste antes de soplar hacia el Mar del Sur de China, con vientos sostenidos de 150 kilómetros (93 millas) por hora y ráfagas de hasta 185 kph (115 mph), según los meteorólogos.

A pesar de su debilitamiento se espera que el tifón se dirija hacia China, dijeron los meteorólogos filipinos.

Después del amanecer se hizo evidente la extensión del daño en Cagayan - a unos 500 kilómetros (310 millas) al norte de Manila - y regiones cercanas, con el furgones volcados, postes eléctricos derribados o inclinados y carreteras bloqueadas por escombros. La mayoría de las tiendas tenían los cristales de las ventanas destrozados y las marquesinas trituradas por el viento.

En el norte de la provincia de Ilocos Sur los arrozales parecían lagos marrón bajo las aguas hasta la cintura, aunque habían comenzado las operaciones de limpieza.

"Las operaciones de búsqueda, rescate y recuperación están en curso", dijo en un comunicado Ricardo Jalad, administrador de la Oficina de Defensa Civil.

La región se está recuperando aún de un tifón la semana pasada en el que murieron dos personas y que desplazó a decenas de miles de aldeanos.

Cerca de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año, añadiendo a carga en un país que también está en riesgo de terremotos y erupciones volcánicas.

En noviembre de 2013 el tifón Haiyan (localmente Yolanda) golpeó el centro de Filipinas con poderosa fuerza, dejando más de 7.300 muertos y desplazando a más de 5 millones de personas después de arrasar pueblos enteros.