1
La creciente absorción de CO2 por parte de los océanos amenaza el futuro de muchos ecosistemas, pero, paradójicamente, también podría convertir en más productivas las zonas del planeta donde se encuentran los grandes afloramientos de aguas profundas, como Perú, California o Canarias.