1

Los administradores de pesquerías deberían agudizar su capacidad para detectar las condiciones ambientales que dificultan o ayudan a las poblaciones de peces, en lugar de suponer que una cierta abundancia de peces asegura cuánto puede ser capturado de manera sostenible.