1
Un grupo de científicos de la Universidad Kiel y del Centro Geomar Helmholtz para Investigación Océanica de Kiel ha logrado demostrar que las larvas de mejillón reaccionan sensiblemente a la acidificación de los océanos, lo que reduce la velocidad de calcificación y conduce a la disolución de sus caparazones.