1
Una nueva investigación en colaboración en la que participaron la NOAA, la Universidad de Alaska y un criadero de mariscos de Alaska demuestra que la acidificación oceánica puede hacer que sea difícil para las aguas costeras de este estado soportar los criaderos de moluscos hacia el año 2040, a menos que se pongan en marcha costosos esfuerzos de mitigación para modificar el agua de mar que utilizan los criaderos.