1
Que en la nación más navegante de la historia se haya olvidado prácticamente el papel del océano en su propia identidad, debería atenuar la extrañeza de que cientos de viejos cementerios, muchos de ellos invulnerables -es cierto- a nuestra ignorancia, recuerden a nuestros marinos muertos por todo el mundo.