1
La falta de comunicación con el Pentágono llevó a decir a la Casa Blanca que el grupo de ataque del portaaviones Carl Vinson se dirigía a la Península de Corea cuando en realidad iba en dirección contraria a participar en unas maniobras con la marina australiana.