1

Las ONGs han manifestado su satisfacción por la decisión del Gobierno australiano: las aguas que rodean a las islas Heard y McDonald albergan cetáceos tan valiosos como la ballena más rara del mundo (la ballena picuda de Cuvier) o la ballena nariz de botella del Sur, focas y aves marinas.