1
El Gobierno espera que la aeronave ayudará a prevenir conflictos entre los balleneros y los ambientalistas.

Sin embargo, Sea Shepherd dice que los funcionarios deben enviar los aviones para detener - no supervisar - la captura anual de ballenas.

La Corte Internacional de Justicia debe dilucidar el año que viene una reclamación de Australia sobre que la caza de ballenas de Japón es ilegal.

Los buques japoneses ya están en camino a los mares que rodean la Antártida para su caza anual de ballenas, un período que dura entre enero y marzo.

El grupo ecologista Sea Shepherd Australia ha enviado tres buques para tratar de evitar la captura de las ballenas por los japoneses.



¿Investigación científica?

Para obstaculizar a los japoneses, los activistas usan tácticas como dirigir pequeños barcos de vela entre los arpones y las ballenas a las que persiguen.

El ministro de Medio Ambiente australiano Greg Hunt anunció que el gobierno enviará un avión, no un barco, para tratar de detener los enfrentamientos.

"El propósito de la misión de vigilancia será registrar los incidentes en alta mar. Será para asegurar que haya una presencia y asegurarnos de que no hay conflicto entre las partes", dijo.

Pero el grupo Sea Shepherd reaccionó con enojo a la noticia, diciendo que la actual administración había vuelto con la promesa de enviar barcos para detener la caza de ballenas.

"Ellos no tienen las agallas para ir allí y hacerlo", dijo a la BBC Jeff Hansen, director general de Sea Shepherd Australia.

Hay una prohibición mundial de caza de ballenas, aparte de las que se utilizan para la investigación científica. Los buques japoneses utilizaron esta disposición el año pasado para atrapar en el Océano Austral 103 ballenas minke.

Pero el Gobierno de Australia estima que Japón, en efecto, participa en la caza comercial y ha llevado su caso a la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, con sede en La Haya.

Japón se opone a esta demanda y espera que el tribunal promulgue su fallo en los próximos meses.