1
Es un mar. Y es azul. Pero ni es cualquier mar, ni es cualquier azul. El intenso color de las aguas del mar Rojo, el mismo que según los textos sagrados un día Moisés abrió en dos para cruzar por lo seca hasta la tierra prometida, va cambiando su tonalidad de un azul turquesa a otro más oscuro.

Comentarios

    Submit a Comment
     Name : 





    3 + 2 =



Quien ha votado este artículo

Subir imagen(s)

submarinismo-mar-rojo1.jpg