1
Si de experiencias curiosas se trata, hay una que siempre circula entre los que se aventuraron a volar hasta la isla de Bali y conocer sus templos: en el Pura Uluwatu, que se eleva por sobre un acantilado de 250 pies sobre el océano Índico, hay unos monos “benditos” –y esto no es sarcasmo– que te roban la billetera.