1
¡Abran paso, porque aquí llega nuestra película “buemala” favorita! Después de la legendaria primera entrega de Tiburón, las sucesivas secuelas irían perdiendo calidad progresivamente. Todas y cada una de ellas era más olvidable que la anterior, pero lo que no imaginábamos es que fuésemos a encontrarnos con una película tan gloriosa en la cuarta entrega.