2
La historia tiene desconcertado a cualquiera que la escucha. El propio protagonista, Rick Anderson, cuenta que sus amigos cercanos que la han escuchado le han exigido pruebas. Y él se las ha proporcionado, tanto mediante fotografías como, a aquellos que han querido ponerse un traje de buzo, en vivo y en directo.