1
No sólo porque lo acaban de asesinar, sino también porque podemos interpretar esa mirada de espanto y las serpientes de su pelo como una certera alegoría del bad hair day: esa pesadilla contemporánea.