1

¿Sólo una blanda masa gelatinosa? ¡No del todo! ¡Ay de las criaturas marinas que se enreden en los tentáculos de 15 metros de largo de una carabela portuguesa!