1
El número de muertos por la guerra de Filipinas contra las drogas iniciadas por el nuevo presidente Rodrigo Duterte se ha elevado a casi 1.800 en las siete semanas desde que asumió el cargo, cifra mucho más alta de la que se creía originalmente, reveló el lunes durante una audiencia en el Senado el jefe de la policía del país.

Ronald dela Rosa, el jefe de la Policía Nacional de Filipinas, dijo a un comité del Senado que han muerto 712 personas desde Duterte fue juramentado el 30 de junio, informó Reuters. Otras 1.067 muertes relacionadas con las drogas, según los informes realizados por los vigilantes, están siendo investigadas.

La cifra es superior a los 900 muertos previamente citados por funcionarios, que incluían a los muertos desde la victoria electoral de Duterte el 9 de mayo y su asunción de la presidencia. De 71 años de edad, fue elegido por una promesa en campaña para erradicar la delincuencia de la droga. Ha amenazado con "masacrar" a los criminales y pidió a la población que ella misma matase a los traficantes de drogas.

Sus palabras y las acciones que las han inspirado, han causado que defensores internacionales de derechos humanos condenen su campaña contra las drogas sin enjuciamiento. Duterte ha respondido diciendo que no "importa" acerca de los derechos humanos, y ha amenazado con declarar la ley marcial y salir de la ONU si el organismo mundial interfiere con su guerra contra las drogas.