1
Los investigadores, liderados por la Universidad de Granada, han demostrado que grandes bloques de tierra, con unas dimensiones cercanas a los 300 kilómetros de largo y 150 kilómetros de ancho, han rotado siguiendo el sentido de las agujas del reloj (en el caso de la cordillera Bética) y en el sentido contrario (en el caso de la cordillera del Rif, en el Norte de Marruecos).