1

En vinagre, en salazón, en aceite... Las anchoas en conserva se pueden encontrar en diversos formatos. Las que se venden en aceite, previamente saladas, constituyen una conserva muy típica del Cantábrico y son muy socorridas para utilizarlas como aperitivo. Un ejemplo es la conocida "Gilda", un pincho indispensable en cualquier barra del norte, que combina anchoas, guindillas y aceitunas, ensartándolas en un palillo.