1
El característico aroma del océano se debe a las bacterias que se alimentan del fitoplancton. Estos vapores generan a su vez una clase particular de nube que refleja con más fuerza la luz del Sol hacia el espacio.