1
En la costa de Nueva Zelanda, en medio del océano Pacífico, se encuentra el cementerio científico más exclusivo del mundo: el llamado 'cementerio de las naves espaciales', que se ha convertido en el lugar de descanso final para cientos de objetos espaciales de fabricación humana, escribe Popular Science.