1
Sus tentáculos, de alrededor de un metro de largo, tienen miles de cnidoblastos, células urticantes con un filamento arponado (nematocisto) que se disparan inyectando un potente veneno neurotóxico, cardiotóxico y citotóxico, “una carga mortífera que liquidaría al equivalente a una habitación llena de gente”.