1
El agua está licuando el hielo antártico. Lo derrite justo cuando se encuentra con el océano. Aunque la capa de hielo se derrite lentamente, en la última década se han vertido al mar unas 118,000 millones de toneladas métricas de hielo, según cálculos satelitales de la NASA.