1

Científicos de la expedición Malaspina han avanzado en el conocimiento de los mecanismos que regulan la persistencia del carbono orgánico disuelto durante cientos o miles de años en el fondo del océano. La mayor parte de este material se encuentra por debajo de los 1.000 metros de profundidad, pero no es degradado por las bacterias. Hasta ahora se pensaba que estaba formado por compuestos químicos no degradables, pero este estudio indica que en realidad lo componen concentraciones muy bajas de miles de compuestos fácilmente degradables. El hallazgo, publicado en el último número de la revista Science, aporta nuevas claves para seguir profundizando en el entendimiento de la regulación del ciclo del carbono y del clima global.