2
Son habitantes de mar adentro. A veces, los temporales los arrastran hasta las costas y quedan varados en playas y calas. Ellos o, preferentemente, sus despojos, pasan a formar parte de lo que se conoce como restos de arribazón, en los que se incluyen los montones de hojas muertas de posidonia o las medusas que llegan con el oleaje hasta las orillas, donde muchos crustáceos y aves hallan su alimento.