1

El impresionante ejemplar pesaba la friolera de 240 kilos, y medía un metro ochenta de largo, por lo que su propietario, Pepe Rumbo, dueño del restaurante El Pasaje, se vio obligado a trocearlo en la calle para poder introducirlo dentro de su establecimiento.