1

Técnicos de la Agencia Catalana del Agua (ACA) han detectado en varias playas del litoral de Barcelona la presencia de una microalga invasora, que no tiene efectos para la salud humana ni impide el baño, pero que cambia el color del agua del mar y puede resultar tóxica para los peces.