2

Estados Unidos y Nueva Zelanda realizaron pruebas secretas con bombas marinas para lograr crear una una "bomba tsunami" y destruir ciudades costeras.



Las pruebas de las bombas fueron realizadas en las aguas alrededor de Nueva Caledonia y Auckland durante la Segunda Guerra Mundial y de acuerdo a los registros encontrados, los expertos concluyeron que el arma era viable, y que para crear un tsunami de 10 metros capaz de inundar una ciudad pequeña se necesitaban una serie de diez explosiones fuera de la costa.