1
El arte milenario japonés del ronqueo del atún hizo sonar Gijón. El cocinero Zorobabel Durán, del restaurante Hat Trick Molinón, ubicado en los bajos del estadio gijonés, afiló los cuchillos para el despiece de este gran animal. Y no era para menos, pues este atún toro con un valor por encima de los 4.000 euros, pesó nada más y nada menos que 140 kilogramos. Un auténtico manjar.