2
La vida del canadiense Paul Watson cambió un día en 1975, frente a la costa de California, cuando sus ojos se encontraron con los de una ballena moribunda, perseguida por la flota ballenera soviética. Ese día, juró defender "a las víctimas de la humanidad", y decidió entregarse a la conservación de la vida marina.