1
En esta última década la temperatura del agua del fondo de la Antártida ha disminuido cuatro veces respecto al periodo comprendido entre 1994 y 2007. Esto significa que, mientras más fresca sea el agua, menos densa será y ocupará más espacio, lo que se traduce a un aumento del nivel del mar.