1
Las altas temperaturas del mar, junto a otros factores, contribuyeron a que se dieran unas precipitaciones e inundaciones excepcionalmente intensas en numerosos países, así como sequías extremas en otras naciones.