1

Otro hallazgo de esta investigación es que las costas pueden actuar como barreras para la migración de la vida marina, como lo hacen las cadenas montañosas para la vida en la tierra. Por lo tanto, las especies que viven en mares cerrados, como el Mediterráneo y el Mar del Norte, que no tienen conexión con el Atlántico norte o el Índico, plantean un riesgo para las especies.