1
El Gobierno de España ha sucumbido al canto de sirenas de la industria petrolera y al lobby de los combustibles sucios. Así se ha marcado una hoja de ruta que empezó con la aniquilación del sector de las energías renovables y que ahora pretende continuar decorando nuestros campos y mares con torres de perforación para extraer gas y petróleo. Y todo ello, a escaso cuatro días del Consejo europeo donde los líderes de los 28 países decidirán cual serán los objetivos hasta el año 2030 para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, incrementar el uso de renovables y mejorar nuestra eficiencia energética.