1
Como parte de la forma en que la Tierra funciona como un sistema, el carbono pasa continuamente entre el océano, la tierra y la atmósfera. Esto implica una gama de procesos diferentes, algunos de los cuales pueden ser observados por satélites. La actividad humana está perturbando estos procesos naturales y provoca un aumento del dióxido de carbono en la atmósfera. Los satélites y la Iniciativa de Cambio Climático de la ESA están ayudando a mejorar nuestra comprensión del ciclo del carbono y su papel en el cambio climático.



Aprende más sobre la Iniciativa de Cambio Climático