1
En 2007 los astrónomos se sorprendieron cuando una tormenta solar golpeaba al cometa Encke. La nave espacial STEREO de la NASA observó como una CME (eyección de masa coronal) golpeó la cabeza del cometa y le arrancó la cola. Lo mismo le podría estar esperando al cometa ISON - sólo que peor.