1

Un estudio elaborado por biogeoquímicos y glaciólogos de la Institución Oceánica Woods Hole (WHOI) ha identificado una "inesperada fuente de hierro" para el Atlántico Norte: el agua procedente del deshielo de los glaciares.