1
El hielo marino antártico, al deshacerse, se convierte en una fuente de nitrógeno atmosférico, algo desconocido hasta ahora. Este es un compuesto que favorece la formación de nubes, según un estudio internacional liderado por científicos del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.