1

El desafío era único y peligroso: nadar entre tiburones y salir sano y salvo de la proeza. Así el fotógrafo brasilero Daniel Botelho se animó a realizar la aventura que terminó como él quería. Las imágenes que ilustran esta nota prueban que los ejemplares de tiburones blancos que lo rodearon durante algunas horas, no le hicieron ni un rasguño.



cara a cara con un tiburón